EL MENSAJE DE RESTAURACION UN APORTE DE CHONE - ECUADOR PARA LA HERMANDAD DE LA HORA
Los Mensajes de Restauracion WMB
Album de fotos nuevo
EL MENSAJE DE RESTAURACION UN APORTE DE CHONE - ECUADOR PARA LA HERMANDAD DE LA HORA

Imagen
 
imagen
MAS ALLA DE LA CORTINA DEL TIEMPO
imagen
Y mire y al mirar ahí estaba yo parado nuevamente junto a aquel árbol ahí donde estaba la ardilla mire hacia arriba y pensé será que todavía esta ahí? En la visión. Frote el árbol y ahí venia y antes de que yo aun pudiera parpadear (era la ardilla mas rara que yo había visto ahora (USTED TENDRA QUE CONOCER MI MINISTERIO PARA CONOCER ESTOS SIMBOLOS Y COSAS), ella salto hacia mi pero fallo no me dio en la boca pego en mi pecho y cayo. (En las alas de una blanca paloma la pagina 23 parrafo 178 libro en español)
Yo estaba diciéndole a mi esposa cuando veníamos por la calle, como la luna y la estrella estaban colgando exactamente arriba de esa cruz conforme nos movíamos hacia ella ME SUPONGO QUE ME FIJO EN COSAS PEQUEÑAS COMO ESA QUE SON COMO COMPLEMENTARIAS A MI CREENCIA EN DIOS Y MI MINISTERIO. (mismo mensaje pagina 2 parrafo 13
Ahora toda mi vida desde que era un niño pequeño a habido algo que me a inquietado yo he tenido UNA VIDA MUY RARA Y MUY DIFICIL DE ENTENDER aun mi esposa se rasca la cabeza y dice Billy yo no creo que exista la persona que te pueda entender (mensaje: Señores es esta la señal del fin? Pagina 5 libro en español)

COMO FUE EN LOS DIAS DE NOE

Habiendo visto todo esto, vamos un poquito más adelante para encontrar qué tiene la Escritura que decir con relación a este mensajero. Siendo que este mensajero tiene que venir a nosotros antes del retorno de Jesús, nos conviene examinar ese tiempo a la luz de las Escrituras que se relacionan con su venida, y ver si podemos encontrar alguna luz referente a este mensajero. El mismo Jesús nos dio la clave en Lucas17:26-30. Las características de dos tiempos específicos volverán a reaparecer en el tiempo del fin. Estas características son las que tienen que ver con los días antes del diluvio y los días antes de la quema de Sodoma.

Y como fue en los días de Noé, así también será en los días del Hijo del hombre.

Comían, bebían, los hombres tomaban mujeres, y las mujeres maridos, hasta el día que entró Noé en el arca; y vino el diluvio, y destruyó á todos.

Asimismo también como fue en los días de Lot; comían, bebían, compraban, vendían, plantaban, edificaban;

Mas el día que Lot salió de Sodoma, llovió del cielo fuego y azufre, y destruyó á todos:

Como esto será el día en que el Hijo del hombre se manifestará.

Lucas 17:26-30.

Al leer estas palabras, necesitamos revelación para captar el verdadero significado, ya que según lo que podemos leer, lo único que nos dicen estas Escrituras es que la condición mundial se iría tornando cada día peor hasta llegar al punto de convertirse como fue en los días de Noé y los días de Lot. Esto es completamente cierto. Pero, ¿qué bien nos haría saber cuál habría de ser la condición del mundo si no tenemos algo de Dios que nos pueda ayudar a escapar de esa hora? Póngalo de esta forma: He aquí la revelación de cuál habría de ser la condición del mundo. Ahora bien, ¿qué tiene eso que ver con nosotros? ¿Cómo podría el conocimiento de esta verdad ayudar a los escogidos? ¿En que forma podría esta profecía ayudar a los escogidos a saber cual sería el movimiento de Dios en favor de ellos? ¿Qué sucedió en aquellos días que nos indique a nosotros claramente lo que habrá de suceder de este lado donde están los escogidos? Como ya es sabido, siempre hay dos lados.

En los días de Noé hubo dos grupos: Los perversos que perecieron, y los justos que escaparon. En los días de Lot hubo tres grupos: (1) Los moradores de Sodoma, (2) Lot y su familia, (3) Abraham y su familia. Ahora bien, si nuestros días han de ser un paralelo exacto a los días de Lot, entonces debiéramos nosotros buscar qué fue lo que sucedió en el lado espiritual donde estaba Abraham, porque sin lugar a dudas, eso es lo que nos conviene saber, pues es sabiendo esto que podemos ser ayudados recibiendo luz en nuestros ojos espirituales para saber cual ha de ser el plan y el movimiento de Dios para este tiempo.

Mire los días de Noé. Este no es un mero predicador de justicia, sino un PROFETA; porque la Palabra de Dios vino a él y por él para su día. Él amonestó y predicó. Él construyó un Arca. Esto en completa obediencia al consejo de Dios; y por medio de eso, él y siete personas más, fueron salvos. El Espíritu de Cristo estuvo en este hombre.

Pero aún antes de Noé hubo otro profeta cuyo nombre fue Enoc. Judas hablando de Enoc dice que en aquel tiempo de desesperación antes del diluvio, este hombre habló de la SEGUNDA VENIDA DE CRISTO. Imagínese eso. La Segunda Venida de Cristo cuando aún no había venido por primera vez. Aquí ciertamente tiene que haber algo que nosotros debiéramos saber, por cuanto estamos esperando la Segunda Venida ahora mismo.

Allá, bien atrás, cuando el hombre se había rebelado contra Dios y Su Palabra, un profeta se levantó. Esto sucedió allá cuando los hijos de Dios se corrompieron con las hijas de los hombres, cuando había tanto conocimiento y el hombre se había engrandecido tanto, fue un tiempo cuando ellos fueron ricos y no tenían necesidad de nada, pero espiritualmente eran unos miserables y ciegos tal como es en nuestros días; con todo, un profeta se levantó entre ellos. Y siendo que nuestro día ha de ser un patrón exacto de aquel período, nosotros no solamente miraremos el aumento del pecado y la falta de espiritualidad de aquellos que reclamaban ser cristianos, sino que también hemos de inquirir y buscar con diligencia ese PROFETA que tiene que venir y de seguro vendrá.

Mientras que Enoc predicaba y fustigaba al pecado y la iniquidad, él también predico de la Segunda Venida de Cristo. El mundo de aquel entonces estaba listo para ser destruido. Así también sucederá muy pronto. Esa edad del diluvio es entonces un tipo de hoy, cuando la Venida del Señor se ha acercado. En los días de Noé, los justos se salvaron. Dios así lo hizo. Los perversos e incrédulos perecieron. Eso volverá a suceder. Pero no vaya Ud. a olvidar esto: ellos tuvieron un mensajero quien fue un profeta, así también nosotros tendremos uno.

COMO EN LOS DIAS DE LOT:
Examinemos los días de Lot cuando Sodoma fue destruida. La historia la encontramos en Genesis 18-19. Aquí de nuevo no debemos mirar solamente al lado de los perversos, sino examinar qué es lo que nos pertenece, y cuál es nuestra porción. Cuando el enemigo viene como un río, Dios levanta bandera de victoria.

Y temerán desde el occidente el nombre de Jehová, y desde el nacimiento del sol su gloria; porque vendrá el enemigo como río, mas el espíritu de Jehová levantará bandera contra él.

Isaias 59-19.

Bien, el enemigo ha venido, conviene pues que levantemos ese estandarte de victoria.

En los tiempos de Lot, cuando la copa de iniquidad se llenó, Dios no se olvidó de sus elegidos. Ellos recibieron especial atención. ¿Cuál fue ese cuidado? Dios mismo apareció a Abraham. Allí en el calor del día, mientras Abraham estaba sentado a la puerta de su tienda, él vio tres hombres que se acercaban. Él levantándose apresuradamente corrió y cayó a los pies de UNO de ellos y clamó: “MI SEÑOR”. Al anochecer, mientras los dos mensajeros se dirigían a Sodoma, asi como hoy hay esos DOS mensajeros A SODOMA actual Oral Roberts y Billy Graham los segadores denominacionales unitarios y trinitarios para que no puedan ver el mensaje de la hora que Dios comenzó a conversar con Abraham (William Marrion Branham Profeta de Dios hoy) Mensaje Reconociendo El Dia y Su Mensaje pagina 36 . Dios le dio a Abraham (profeta de Dios de ese entonces) la revelación de la destrucción de Sodoma. En Genesis 18:19, Dios dijo: “¿Encubriré yo á Abraham lo que voy á hacer?” No, Él no podía hacerlo porque Dios revela a sus siervos los profetas las cosas que se propone hacer. Y mientras estaba revelándole a Abraham todo lo relacionado con la destrucción de Sodoma, también le reveló la llegada del hijo, lo cual Abraham tanto anhelaba.

Ahora, note esto. Aquí está Dios en carne humana revelándole a Abraham el tiempo de la llegada del hijo. Mientras lo hace, Sara se ríe en su corazón. Entonces Dios de espaldas hacia la carpa donde estaba Sara, conoció que ésta se había reído en su corazón y le manifiesta a Abraham aún los más íntimos pensamientos del corazón de Sara. Dios, EL GRAN PROFETA, lee el corazón de Sara. Y esto es exactamente como debe ser. En Hebreos 4:14, dice:

Por tanto, teniendo un gran Pontífice, que penetró los cielos, Jesús el Hijo de Dios, retengamos nuestra profesión.

Hebreos 4:14.

Eso es lo que hace la Palabra; discierne los pensamientos y las intenciones del corazón. La Palabra es Dios. Así que la Palabra Manifestada (Dios) en la presencia de Abraham discierne los pensamientos y las intenciones de aquellos allí presentes.

Esta misma manifestación fue la que el Hijo (Dios) hizo en la tierra. Por esta señal los elegidos le reconocieron como el Mesías.

Era Andrés, hermano de Simón Pedro, uno de los dos que habían oído de Juan, y le hablan seguido.

Este halló primero á su hermano Simón, y dijole: Hemos hallado al Mesías (que declarado es, el Cristo).

Y le trajo á Jesús. Y mirándole Jesús, dijo: Tú eres Simón, hijo de Jonás: tú serás llamado Cephas (que quiere decir, Piedra).

El siguiente día quiso Jesús ir á Galilea, y halla á Felipe, al cual dijo: Sígueme.

Y era Felipe de Bethsaida, la ciudad de Andrés y de Pedro.

Felipe halló á Natanael, y dicele: Hemos hallado á aquel de quien escribió Moisés en la ley, y los profetas: á Jesús, el hijo de José, de Nazaret.

Y dijole Natanael: ¿De Nazaret puede haber algo de bueno? Dicele Felipe: Ven y ve.

Jesús vio venir á sí á Natanael, y dijo de él: He aquí un verdadero Israelita, en el cual no hay engaño.

Dicele Natanael: ¿De dónde me conoces? Respondió Jesús, y dijole: Antes que Felipe te llamara, cuando estabas debajo de la higuera te vi.

Respondió Natanael, y dijole: Rabbí: tú eres el Hijo de Dios; tú eres el Rey de Israel.

Respondió Jesús y dijole: ¿Porque te dije, te vi debajo de la higuera, crees? cosas mayores que éstas verás.

Y dicele: De cierto, de cierto os digo: De aquí adelante veréis el cielo abierto, y los ángeles de Dios que suben y descienden sobre el Hijo del hombre.

Juan 1:40-51.

En estos versículos vemos que esta señal (leer los corazones de las personas) hizo que Natanael inmediatamente llamara a este hombre de Nazaret, el Hijo de Dios, el Rey de Israel. De la misma manera la mujer en el pozo recibió a Cristo como el Mesías al ver esta misma señal.

Mas el que bebiere del agua que yo le daré, para siempre no tendrá sed; mas el agua que yo le daré, será en él una fuente de agua que salte para vida eterna.

La mujer le dice; Señor, dame esta agua, para que no tenga sed, ni venga acá á sacarla.

Jesús le dice; Ve, llama á tu marido, y ven acá.

Respondió la mujer, y dijo; No tengo marido. Dicele Jesús; Bien has dicho, no tengo marido;

Porque cinco maridos has tenido y el que ahora tienes no es tu marido; esto has dicho con verdad.

Dicele la mujer: Señor, paréceme que tú eres profeta.

Nuestros padres adoraron en este monte, y vosotros decís que en Jerusalem es el lugar donde es necesario adorar.

Dicele Jesús; Mujer, créeme, que la hora viene, cuando ni este monte, ni en Jerusalem adoraréis al Padre.

Vosotros adoráis lo que no sabéis; nosotros adoramos lo que sabemos; porque la salud viene de los Judíos.

Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren.

Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren.

Dicele la mujer: Sé que el Mesías ha de venir, el cual se dice el Cristo; cuando él viniere nos declarará todas las cosas.

Dicele Jesús; Yo soy, que hablo contigo.

Y en esto vinieron sus discípulos, y maravillaronse de que hablaba con mujer; mas ninguno dijo: ¿Qué preguntas? ó, ¿Qué hablas con ella?

Entonces la mujer dejó su cántaro, y fue á la ciudad, y dijo á aquellos hombres:

Venid, ved un hombre que me ha dicho todo lo que he hecho: ¿si quizás es éste el Cristo?

Juan 4:14-29.

Jesús estaba hablando de El mismo. Él dijo que Abraham había visto su día.

Esto fue lo que él quiso decir con esta aseveración. En dos ocasiones en el Antiguo Testamento, Dios le apareció a Abraham en forma humana. La primera vez fue después de la batalla contra los reyes, y fue llamado Rey de Salem. Luego le apareció en la carpa, inmediatamente antes de la destrucción de Sodoma. Su primera aparición lo identificaba como el SUMO PONTIFICE, posición asumida por Él después de Su resurrección. Pero su aparición en la carpa tipificaba su ministerio como PROFETA, oficio que asumió durante los días de Su carne.

Profeta de en medio de ti, de tus hermanos, como yo, te levantará Jehová tu Dios: á él oiréis.

Deuteronomio18:15.

Lo que Él fue en la carpa, también lo fue aquí en la tierra, y también lo es ahora. La señal no cambia. Lo unico es que en esta vez sera el Espiritu en el PROFETA trayendo nuevamente esa misma señal al mundo en el tiempo del fin. Tiene que ser a través de un profeta, porque así fue que Israel lo pidió a Dios, “No hables con nosotros en voz audible, sino habla con nosotros a través de Moisés”. Dios oyó su clamor y desde entonces La ha hablado por y a través de profetas.

ESTE PROFETA MENSAJERO DEL TIEMPO FINAL ESTA OBLIGADO ESCRITURALMENTE A PRODUCIR ESA SEÑAL SI ES QUE ESTE NUESTROS DIAS SON UN EXACTO PARALELO CON LOS DIAS DE LOT Y LA DESTRUCCION DE SODOMA

Ahora, mientras tocamos este punto, amado lector, elegido de Dios, recuerde que Abraham no estaba envuelto en la confusión de Sodoma. Los elegidos de Dios son un pueblo separado. (Salid de en medio de ella, pueblo mío) Ellos no son del mundo. Lot estaba allá abajo en Sodoma, pero como es sabido, él no era un elegido. Dios no lo había llamado, ni lo había separado. Él salió movido por la invitación de Abraham... Él fue un buen hombre, sin duda, pero Dios no le apareció a él. Solamente unos ángeles vinieron a él con un mensaje diciéndole que escapara. Realmente Lot nunca estuvo separado, ni tampoco sus hijos. Ellos representan a los cristianos nominales que pasarán por la tribulación. Los sodomitas, por supuesto, representan a los perversos que serán destruidos como dice Malaquias, serán hechos cenizas. ¡Pero cuán maravilloso es saber que Dios actualmente está tratando con sus elegidos tal como lo hizo con Abraham, quien es nuestro padre en la fe! Sin duda que la simiente de Abraham será bendita juntamente con Abraham, y también ella será visitada por Dios a través de Su Espíritu

ELIAS EL PROFETA
Ahora bien, es absolutamente imposible hablar de algún profeta que tenga que ver con la Segunda Venida de Cristo sin considerar a Elías. Conviene pues que lo hagamos en este momento.

Entonces sus discípulos le preguntaron, diciendo: ¿Por qué dicen pues los escribas que es menester que Elías venga primero?

Y respondiendo Jesús, les dijo: A la verdad, Elías vendrá primero, y restituirá todas las cosas.

Mas os digo, que ya vino Elías, y no le conocieron; antes hicieron en él todo lo que quisieron; así también el Hijo del hombre padecerá de ellos.

Los discípulos entonces entendieron, que les habló de Juan el Bautista.

Mateo 17:10-13.

Podemos notar en estos versículos que el profeta Elías de seguro tiene que volver a la tierra. Pero también podemos notar que Jesús llamó Elías a Juan el Bautista. Juan no era la reencarnación de Elías, el simplemente fue Juan, pero ungido con el mismo Espíritu que estuvo sobre Elías. Este es el mismo caso de Eliseo cuando oró para que una doble porción del Espíritu que estaba en Elías viniera sobre él; y de hecho, recibió la doble porción del mismo Espíritu.

Pero este hecho no transformó a Eliseo en Elías. Simplemente le dio el mismo tipo de ministerio que estuvo sobre Elías. Ahora, apliquemos esto mismo a este tiempo. ¿No tendremos nosotros un profeta sobre quien ha de venir este mismo tipo de ministerio dado por el mismo Espíritu Santo? ¿Vendrá este hombre al finalizar esta edad de la iglesia? Examine a Malaquias 4:5-6.

He aquí, yo os envío á Elías el profeta, antes que venga el día de Jehová grande y terrible.

Él convertirá el corazón de los padres á los hijos, y el corazón de los hijos á los padres; no sea que yo venga, y con destrucción hiera la tierra.

Malaquias 4:5-6.

Aquí tenemos una Escritura muy peculiar la cual, aunque corta, encierra dos eventos bastante separados uno del otro, pero que la persona envuelta es una, Elías. Los eventos envueltos son Sus manifestaciones antes de ambas venidas de Jesucristo. Por supuesto, este no es Elías realmente, sino más bien, el mismo tipo de “ministerio” de Elías, pues, en la Biblia no hay tal cosa como la reencarnación.

De hecho, la Biblia explica estos dos eventos. Malaquias 4:6: “Y él convertirá el corazón de los padres a los Hijos”. refiriéndose a Juan el Bautista, como se nos presenta en Lucas 1:17: “Porque él irá delante de él con el espíritu y virtud de Elías, para convertir los corazones de los padres á los hijos, y los rebeldes á la prudencia de los justos, para aparejar al Señor un pueblo apercibido”. Este hombre sobre quien viene el Espíritu Santo de esta forma, dándole un tipo de ministerio igual al de Elías, es la misma persona de Malaquias 3:1: “He aquí; yo envío mi mensajero, el cual preparará el camino delante de mí”. El mismo también de Mateo 11:7-10

E idos ellos, comenzó Jesús á decir de Juan á las gentes; ¿Qué salisteis á ver al desierto? ¿una caña que es meneada del viento?

Más ¿qué salisteis á ver? ¿un hombre cubierto de delicados vestidos? He aquí, los que traen vestidos delicados, en las casas de los reyes están.

Más ¿qué salisteis á ver? ¿un profeta? También os digo, y más que profeta.

Porque éste es de quien está escrito.

Mateo 11:7-10.

Ahora bien, según hemos señalado en Malaquias 4:6, sólo la primera parte de este versículo se refiere a Juan el Bautista, sobre quien vino el mismo tipo de ministerio de Elías. La última parte, obviamente, se refiere a otro mensajero con el mismo tipo de ministerio, quien en algún tiempo ha de tornar el corazón de los hijos a los padres. Ellos no serán la misma persona. Serán diferentes hombres, en diferentes edades. Sin duda que si este hombre apareciera hoy (como de hecho aparecerá) ciertamente él sería entonces el Elías de nuestros días, 2000 años después de Juan.

EL CONVERTIRA EL CORAZON DE LOS HIJOS A LOS PADRES
Para poder entender el significado envuelto en Malaquias 4:6, estudiemos cuidadosamente este pensamiento: “Él convertirá el corazón de los hijos a los padres”.

Convertir el corazón de los padres a los hijos, según lo explicó el ángel, es con el fin de “preparar un pueblo y apercibirlo para la llegada de su Señor”. En Romanos 9:23 dice: “Y para hacer notorias las riquezas de su gloria, mostrolas para con los vasos de misericordia que él ha preparado para gloria”. Estos vasos de misericordia son los ELEGIDOS DE DIOS. ELLOS SON LOS QUE HAN SIDO, APAREJADOS.

Este ministerio de Juan tuvo que ver con los PADRES de los elegidos. Algo había que hacer para convertir el corazón de los padres a ellos. Esto habría de hacerse a través del ministerio de Juan. Y así fue hecho. Porque cuando Juan apareció, los padres no estaban guardando la Palabra de Dios, sino la suya propia. Ellos pecaban y a esto lo llamaban justicia. Ellos invalidaron la Palabra de Dios. Entonces, apareció la voz de Juan en la escena como tremendo trueno. Salió del desierto vestido de pieles; su apariencia áspera y muy rústica como espada aguda y muy afilada. Sus maneras bruscas y su lenguaje tajante, y muy cortante. Él cortaba con la Palabra y con el Espíritu de Dios. Y sus palabras, siendo más fuertes que los portones del infierno, cortaban los corazones de los hombres trayéndolos al bautismo de arrepentimiento y a la certeza de que el MESIAS ya estaba por aparecer.

Este ministerio en el Espíritu que Juan comenzó fue continuado por Jesús, porque a Juan le convenía menguar y a Jesús crecer. Habiendo convertido los corazones de los padres a la Palabra escrita no era tan difícil convertirlos ahora a la Palabra manifestada.

Mas tarde, estos discípulos llegaron a ser los apóstoles, y así se convirtieron los padres de la iglesia, porque la iglesia gentil está edificada sobre el fundamento de los apóstoles y profetas. Efesios 2:19-20: “Así que ya no sois extranjeros ni advenedizos, sino juntamente ciudadanos con los santos, y domésticos de Dios; edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo”.

El corazón de los judíos está en contra de los gentiles. De suyo propio ellos nunca hubiesen recibido a los gentiles. Pero este tremendo cambio impelido por el ministerio de Juan, llevó a los apóstoles a tornarse a los hijos de Dios, aún cuando fueran gentiles.

Simón ha contado cómo Dios primero visitó á los Gentiles, para tomar de ellos pueblo para su nombre;

Y con esto concuerdan las palabras de los profetas, como está escrito:

Después de esto volveré y restauraré la habitación de David, que estaba caída; y repararé sus ruinas, y las volveré á levantar;

Para que el resto de los hombres busque al Señor, y todos los Gentiles, sobre los cuales es llamado mi nombre, dice el Señor, que hace todas estas cosas.

Conocidas son á Dios desde el siglo todas sus obras.

Hechos 15:14-18

Juan había presentado de tal manera la Palabra de Dios que los padres recibieron la revelación completa del plan de Dios con relación al pueblo gentil y sus corazones se tornaron a ellos. Pero desde que los padres durmieron, la iglesia se ha desviado. Nuevamente ha sido abandonada la Palabra de Dios y en lugar de ella, han aceptado tradiciones. Por tanto tiene, y de hecho vendrá un hombre, un profeta, sobre quien vendrá ese mismo Espíritu (el mismo que estuvo sobre Elías, Eliseo, y Juan). La ha de traer la PALABRA. Él convertirá el corazón de los hijos a los padres, a la Palabra original, tal como fue predicada al principio, los volverá a las señales que siguen a la Palabra. Él será el precursor de la Segunda Venida de Cristo, en la cual Jesucristo habrá de raptar a su novia.

Sí, un profeta ha de venir para llevar a la novia nuevamente a la Palabra y a las poderosas señales que siguen a los creyentes. De acuerdo con Revelacion 10:7, él tendrá un mensaje, tendrá mucho que hablar. En su mensaje, que será precursor de la Segunda Venida, le será dado de Dios el poder para revelar los misterios que han estado ocultos. Esto quizás suene como algo demasiado grande, y de hecho lo es, pero con todo, tiene que cumplirse. La razón para que esto tenga que ser así, es tan básica que no necesitaría explicación. Con todo, será explicada.

El primer mensajero, Pablo, tuvo en sus labios: “Así dice el Señor”, en las escrituras. Desde entonces no hemos tenido algo parecido, sino meras interpretaciones y divisiones sobre lo que él dijo.

De hecho, esta presente edad nos trae a la memoria aquellos días cuando el mismo Jesús dijo que las tradiciones de los hombres le habían quitado el efecto a la Palabra de Dios. Las denominaciones siempre han torcido la Palabra de Dios para lograr sus fines y metas ya establecidas en sus libros de textos hechos por ellos mismo, y por ende, hemos perdido el verdadero significado de la Palabra.

En los días de Pablo, él dio la interpretación completa, pero se ha perdido debido a que mentes carnales han tratado de explicarla. Cada grupo que se ha separado motivado a sus diferencias en cuanto a interpretación, dice que está en lo correcto y que es guiado por el Espíritu Santo. Algunos ó todos, sin duda, tienen que estar errados; pues el Espíritu Santo no puede mentir ni causar división, ni tampoco él tiene una mente variable. Por esta razón, se hace completamente necesario la aparición de un PROFETA con un “Así dice El Señor” quien habrá de tornar los corazones de los hijos a la verdad exacta de los Padres (apóstoles). El permanecer en la Palabra ORIGINAL fue lo que trajo el poder. Tenemos que volver otra vez al verdadero significado y entonces permanecer en él... Cuando la novia llegue a ser una NOVIA-PALABRA ella manifestará las mismas obras que manifestó Cristo. ¡Cuánto anhelamos la llegada de este Profeta-mensajero, trayendo este mensaje de la Palabra, de modo que Jesús pueda volver a manifestarse nuevamente entre nosotros, una vez más, a través de Su Espíritu!

Este Menasajero a la edad de Laodicea tendrá que llevar sobre sus hombros una tremenda carga. Con él sucederá lo mismo que con los demás profetas, especialmente como sucedió con Moisés. En su tiempo la gente era oprimida bajo el fuerte yugo de Faraón. Sin duda que para Moisés declararse un profeta y ser digno de atención y de obediencia a la Palabra que reclamaba traer de parte de Dios, tuvo, sin lugar a dudas, que poseer un don especial dado por Dios como vindicación para atraer la atención y el respeto de ese pueblo.

Esto no es difícil de entender. El pueblo hebreo hacía 400 años que no tenía profeta. Este largo período de tiempo envolvía algunas generaciones sin ver la dinámica verdad de Dios en su medio, y como consecuencia, había una crasa ignorancia de los caminos de Dios. Moisés necesitaba una vindicación sobrenatural de Dios en su ministerio para poder atraer la atención del pueblo y cautivar sus corazones.

Esta fue la misma situación en que se encontraron Juan y Jesús cuando vinieron. El pueblo había estado 400 años sin profeta, lo cual, sin duda alguna, tenía que desembocar en tradiciones que deterioraron completamente la verdad. ¡Cuán difícil debió haber sido tomar a Israel a la verdad original a través de un PROFETA!

Por esto, cuando Dios envió a Moisés, le dio dos señales. Si la gente rehusaba oír la primera, que consistía en la vara convertida en serpiente, entonces oirían la voz de la segunda, que estribaba en meter la mano en su seno y sacarla herida con lepra, y luego meterla nuevamente y sacarla completamente sana. “Si aconteciere, que no te creyeren, ni obedecieren á la voz de la primera señal, creerán á la voz de la postrera”. Dios dijo que las señales eran voces. Cada vez que la señal aparecía en el ministerio de Moisés era la voz de Dios hablando.

Estas señales harán dos cosas: Que algunos vengan, y que otros se endurezcan aún más. Eso fue exactamente lo que hizo la señal. Eso es lo que siempre hace la voz de Dios. Atrae a algunos, y ellos se acercan más a la señal, como hizo Moisés ante la zarza ardiendo; pero por el otro lado, esa voz mientras está llamando endurecerá el corazón de aquellos que de continuo resisten a Dios. Así sucedió con Faraón; así sucedió con los Fariseos. Pero eso no desanimó a Moisés; él siguió adelante; él sabía que Dios estaba en su llamado, porque la voz que él estaba oyendo era una Voz Escritural. Un verdadero profeta como Moisés, siempre será uno con la Palabra. La voz que habló de la zarza habló la Palabra de Dios tal como le fue dada a aquel gran profeta Abraham. Dijo: “Yo me acuerdo de mi promesa a mi pueblo”. Por tanto Moisés oyó y obedeció, y al hacerlo trajo la promesa de Dios a la gente de esa generación.

Ahora bien, cuando Dios habló a través de esas señales, sólo quedó una puerta abierta. Israel tenía que salir de Egipto, el Éxodo tenía que venir. También en nuestro día habrá una señal final como vindicación, y también nuestros días habrán de terminar, el rapto vendrá.

Asi como clamo Juan el Bautista: “He aquí el Cordero de Dios”, sin duda que este mensajero a esta última edad también habrá de clamar: “He aquí el esposo viene”. Así como Pablo declaró los misterios de Dios, los cuales produjeron tan tremenda fe en la iglesia primitiva, así también ahora, cuando ese último profeta revele el verdadero significado de lo que Pablo predicó. Esa misma PALABRA que trajo tan poderosa fe a la iglesia apostólica, la cual estuvo sólidamente fundamentada en la PALABRA, de igual forma esa revelación traerá FE a nosotros, y ésta será FE DE RAPTO, para encontrarnos con El Señor en el aire y para siempre estar con EL.

Hasta aquí ya hemos presentado los fundamentos de lo que creemos ser la PROMESA para nuestra edad. Semejante Profeta, según hemos expuesto de las Escrituras, tiene que aparecer en la escena. No tenemos la menor duda que estos son los últimos días, pero quizás tengamos alguna duda en cuanto a quién es ese Profeta. ¿Quién es él? ¿En dónde se encuentra? ¿Quién es ese hombre tan vindicado de Dios con visiones y maravillas? ¿Quién es ese hombre quien todavía ninguna de sus revelaciones ha fallado? ¿Quién es ése que guía siempre a la gente a la Palabra y nunca se aparta de los Escritos Sagrados? A tal hombre buscamos. El tal tiene que estar en nuestro medio ahora mismo, un Profeta de verdad.

Sinceramente deseamos que el contenido de este texto llegue a ser una REVELACION viva para Usted, y de esa manera pueda manifestar fielmente el Nombre del Señor Jesucristo ante todo hombre. Este glorioso mensaje fue Predicado por el Rev. William Marrion Branham, el Septimo Angel de Apocalipsis 10:7, quien es a la vez el Profeta anunciado por Malaquias 4:5-6, Mateo 17:11 y Lucas 17:30.

Le agradecemos mantener este Mensaje en la pureza con que ha sido traducido al Español bajo la inspiración del Espiritu Santo. Somos responsables ante Dios de esta Traducción.

imagen
 
imagen
Si desea contactarnos puede escribirnos en la direccion que se registra abajo de esta nota, asi tambien sus DONACIONES o APORTACIONES voluntarias para la edificacion del Tabernaculo La Revelacion del Señor Jesucristo seran de mucha BENDICION para Uds, asi como para nosotros. AMEN

Tabernaculo La Revelacion del Señor Jesucristo
Calle Mercedes 008 y Malecon del Rio
Chone-Manabi-Ecuador

INDIQUENOS SU COMENTARIO EN SUS DONACIONES.GRACIAS.

Hagalo por: Western Union

Pastor:
Hermano Jose Bravo Sanchez

Director Alavanzas:
Hermano Ramon Cedeño

Sindico:
Hermano Geovany Basurto

Editor:
Hermano Emilio Andrade G.

e-mail: emilioandrade_1961@yahoo.com
imagen
Escríbeme
Si Es De Su Agrado Escribanos
imagen